El Museo Arqueológico de Granada y su eterna rehabilitación

 

La reapertura del Museo Arqueológico y Etnológico de Granada no se dará en 2016. La presión de diversos colectivos ciudadanos, cansados de la “eterna” rehabilitación del Palacio del siglo XVI en el que se ubica el museo, parecía empezar a dar sus frutos, pero el Gobierno no ha tramitado a tiempo la adjudicación de la primera fase de las obras, por lo que ésta no podrá ser incluida en el actual presupuesto y tendrá que esperar a 2017.

La rehabilitación del Museo Arqueológico es ya desde hace tiempo una historia casi rocambolesca. Comenzó en 2010, debido a un ataque por xilófagos en las estructuras de madera de la Casa de Castril, uno de los dos edificios BIC -Bien de Interés Cultural-, en los que se ubica el museo, y desde entonces las discusiones entre administraciones han sido una constante que ha retrasado cada intervención. La mayor complicación parece estar realmente en la falta de entendimiento entre la Junta de Andalucía, que gestiona el museo, y el Gobierno central, titular del inmueble y organismo a cargo de su conservación. Los granadinos, no obstante, no han dejado de exigir la colaboración de ambos para lograr reabrir el museo, incluso con la creación de una Plataforma ciudadana bajo el lema “ArqueológicoYa”.

El Museo Arqueológico de Granada fue inaugurado en 1879, pero no fue hasta 1917 cuando se trasladó a su sede actual, ocupando dos casas palaciales del siglo XVI, la Casa de la Torre y la Casa de Castril, siendo esta última la más importante por sus valores histórico-artísticos. Hasta 1958, en ella también se ubicaba el Museo de Bellas Artes de Granada, trasladado después al Palacio de Carlos V, cuya rehabilitación ya comentamos en un post anterior.

Originalmente, la Casa de Castril fue construida en 1539 por los herederos del famoso Hernando de Zafra, secretario de los Reyes Católicos y una de las figuras prominentes de la conquista cristiana de Granada y la posterior aculturación de la ciudad. Es atribuida al arquitecto Sebastián de Alcántara, discípulo de Diego de Siloé.

Se trata de una de las casas palaciales renacentistas más hermosas de Granada, destacando en ella sus magníficos artesonados de madera, su patio porticado y su fachada llena de detalles ornamentales. Sin embargo, no solo destaca por sus cualidades arquitectónicas sino también por su privilegiado enclave, abierta a la Carrera del Darro frente a la Iglesia de San Pedro y San Pablo, a los pies de la Alhambra. Se ubica también cerca del Bañuelo, en el que era uno de los barrios más afamados de la Granada nazarí, Axares.

Entre la colección que alberga el Museo Arqueológico, sobresale una pieza a la que ya hicimos referencia en anteriores entradas: la portada de la antigua Madraza Yusufiyya de Granada. Además de la colección musulmana, el museo cuenta con piezas íberas, fenicias y romanas de gran valor, así como numerosos hallazgos arqueológicos en la provincia de Granada de épocas Paleolítica y Neolítica.

Desde Granada Esencial nos sumamos al empuje que se está ejerciendo por la reapertura de uno de los Museos más icónicos de nuestra ciudad.

 

 

 

 

FUENTES Y ENLACES DE INTERÉS:

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte 

Museos de Andalucía

GranadaiMedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *